Mercedes-Benz A200 AT: Jaque al segmento premium
Por Mauricio Monroy S. 24/08/2018 1143 vistas
La firma de la estrella solitaria se puso a la vanguardia tecnológica con la cuarta generación del Clase A, modelo que se reinventa sobre una nueva plataforma, con un andar más deportivo y un asistente con inteligencia artificial. Duro mazazo a sus rivales, que deberán responder sin bajar el estándar.

Mercedes-Benz lo hizo de nuevo. Si en la tercera generación del Clase A rompió con lo que tenía en su modelo de entrada y salió a la caza de un público joven, ahora la firma alemana vuelve a golpear la mesa con una declaración de intenciones de que los productos que salgan a la calle con la estrella solitaria deben ser el estándar de un auto de alta gama. Es que en tiempos en los que se escucha decir de cualquier fabricante “tenemos un modelo premium”, Mercedes-Benz le pone freno a esa ligereza de palabras con un modelo que parece que se hubiese saltado dos o tres generaciones respecto de la versión saliente. Y, de paso, les deja enorme tarea a sus rivales, el BMW Serie 1 y el Audi A3.

A200

Tal fue la sensación que nos dejó el Clase A con su nueva generación, donde se aprecia un cambio sustantivo que va desde el diseño al andar, pero especialmente en nuestra relación con el vehículo. Es que Mercedes-Benz con su modelo más juvenil, el A200, nos introduce en el mundo de la inteligencia artificial.

Este es quizás el mayor legado que podemos encontrar en el A200, aunque eso no le quita méritos a la evolución estética que lo hace ver un poco más radical (y más cercano a un CLS), o a las mayores dimensiones que le permiten tener la debutante plataforma sobre la que se construirán los vehículos con tracción delantera de Mercedes-Benz y que brindan más espacio y comodidad. En el interior los avances son notorios, con mayor calidad en materiales y una sensación deportiva que va de la mano con una imagen tecnológica que no se apreciaba en este segmento. Obviamente, el elemento central es el tablero digital que incorpora dos pantallas, una para la información del vehículo y la otra para el sistema de infoentretención. Es como un mini Clase S.

A200

Juega bien sus cartas Mercedes-Benz con este punto, ya que empodera al conductor con la opción de elegir su ambiente, para que lo adapte a su estilo y con los colores que le gustan. Todo de forma sencilla, personalizable mediante mandos en el volante.

Lo mismo con la segunda pantalla, de 10,25” del A200, la que se puede ajustar de forma táctil (a diferencia de lo que encontramos en otros Mercedes-Benz) o mediante un touch pad que va acompañado por botones laterales. Funcionamiento simple y que, de paso, aumenta la seguridad. Ahora, en todo este aparataje tecnológico, la guinda de la torta es el MBUX (Mercedes-Benz User Experience), sistema que permite relacionarse con el auto mediante comandos de voz en el mismo estilo de los asistentes virtuales como Siri o Alexa. Acá, basta decirle “hola, Mercedes”, para que “una voz” te conteste y luego realice los ajustes que se solicitan mediante simples órdenes, desde cambiar la temperatura, a hacer llamados o cambiar la radio.

A200

Pero por mucha tecnología y avances que se tengan, algo que no debe descuidarse es el andar. Y en este caso, con el motor de 1.4 litros turbo que entrega 163 Hp y 250 Nm, todo funciona tal y como uno espera, con gran agilidad y rapidez. Quizás si lo único en que uno podría reparar (considerando el sitial en el que se instala) es que la caja de doble embrague de siete velocidades podría ser un poco más veloz en los pasos de marcha.

Del resto, solo elogios para el Mercedes-Benz A200. Permite personalizar el estilo de manejo con el Dynamic Select (Eco, Confort, Sport), tiene una aislación que mejora considerablemente lo anterior, una puesta en pavimento que permite entrar con fuerza en curvas, apoyado por el kit AMG Line que incluye un tren de rodaje de altura rebajada, poniendo más cerca del piso el centro de gravedad, lo que incrementa la seguridad. Por último, la dirección, que para algunos podrá ser algo asistida, permite llevar el control del Clase A con sencillez y con dominio de lo que ocurre en el pavimento.

En conclusión, el Mercedes-Benz A200 hace un movimiento que pone en jaque al segmento premium con un modelo que da tres pasos adelante en tecnología y que concilia esa vanguardia con un andar de primer nivel.

Recomendados

Pablo Di Si
Por José Ignacio Gutierrez 21/09/2018 15 vistas
Kia Cerato
Por José Ignacio Gutierrez 21/09/2018 14 vistas
yamaha niken
Por José Ignacio Gutierrez 21/09/2018 17 vistas
Chevrolet Trailblazer
Por José Ignacio Gutierrez 21/09/2018 18 vistas
Buses eléctricos
Por José Ignacio Gutierrez 21/09/2018 20 vistas