Los beneficios de la nueva velocidad máxima en Chile
Por Mauricio Monroy S. 21/08/2018 146 vistas
Normativa que reduce el límite de velocidad urbano a 50 km/h podría reducir hasta en 25% las muertes por siniestros viales, a lo que se suman ciertas ventajas para los vehículos. Una medida que ha recibido críticas, pero que instala a nuestro país al mismo nivel del resto de los países de la OCDE.

Hace unos días comenzó a regir en Chile una nueva normativa respecto de la seguridad del tránsito, la que establece que el límite de velocidad máxima en zonas urbanas bajó de 60 km/h a 50 km/h. El objetivo de la ley es priorizar la seguridad a favor de los usuarios vulnerables, como peatones y ciclistas. Con esto, se espera reducir hasta en 25% las muertes por siniestros viales.

La ministra de Transportes y Telecomunicaciones, Gloria Hutt, señaló que esta baja de la velocidad máxima generará una diferencia, ya que el 30% de los accidentes fatales está asociado a la velocidad, con lo cual es la principal causa de muerte en el tránsito en nuestro país.

 

Velocidad máxima

“Es un paso importante que permitirá disminuir los accidentes de tránsito y concientizar a las personas de que la velocidad es un factor riesgoso en la conducción. Por lo mismo, creemos que esta medida debe ir acompañada con una fiscalización adecuada y con campañas de prevención que se realicen de forma constante”, señaló la secretaria de Estado.

Pese a los beneficios que derivará de esta normativa, la misma que rige en todos los países de la OCDE, existen algunos sectores que muestran su malestar por el supuesto tiempo extra que deberán tomar en sus traslados. Sobre esto, entre los argumentos que se entregaron a los parlamentarios para modificar la ley, se entregó un estudio realizado en Australia por Ellison & Greaves, el cual se basó en mediciones vía GPS, para establecer que el aumento de tiempo es apenas cercano al 1%, debido a que en la ciudad los tiempos están condicionados por el flujo de los demás vehículos y por las intersecciones, que hacen que los conductores se pasen mucho tiempo detenidos, acelerando, frenando, en vez de estar a velocidades cercanas al límite. “La diferencia es casi imperceptible dentro del auto tras bajarse la velocidad máxima de 60 a 50 km/h, pero fuera del vehículo en un accidente se “duplica la posibilidad de salvarse”, agregó Luis Alberto Stuven, secretario ejecutivo de Conaset.

Junto a la necesidad de disminuir los accidentes fatales, otra arista que se puede ver beneficiada es el cuidado del automóvil. Según Nicolás Aguayo, safety manager de León Servicio Automotriz, “hay consecuencias positivas en la baja de la velocidad máxima, por ejemplo, al mantener una velocidad constante, pues se ahorra combustible. Además, al tener una menor velocidad, el auto, en general, tendrá un desgaste menor, principalmente en los elementos de fricción, como son los frenos (pastillas), embrague y neumáticos”.

Recomendados

Pablo Di Si
Por José Ignacio Gutierrez 21/09/2018 15 vistas
Kia Cerato
Por José Ignacio Gutierrez 21/09/2018 14 vistas
yamaha niken
Por José Ignacio Gutierrez 21/09/2018 17 vistas
Chevrolet Trailblazer
Por José Ignacio Gutierrez 21/09/2018 18 vistas
Buses eléctricos
Por José Ignacio Gutierrez 21/09/2018 20 vistas