Suzuki GSX 250R: El sólido mensaje urbano detrás del atuendo deportivo
Por Alexis Cares 13/07/2018 207 vistas
Hecha a imagen y semejanza de las reinas de velocidad, esta esbelta Suzuki GSX 250R entrega notas prácticas, cómodas, eficientes y tan bien logradas como producto de ciudad, que sus ropajes “racing” pasan a ser un complemento de los atributos que atraen a quienes miran el mundo de las dos ruedas.

Atentos, que Suzuki ha incorporado a su catálogo un producto con interesantes características, sobre todo para quienes se han decidido recientemente a ir por la vida en dos ruedas. O bien si llevan mucho en la partida de la cilindrada y buscan el trampolín más adecuado para ir hacia nuevos, más potentes y exigentes desafíos. La Suzuki GSX 250R lanzada en el Salón de Milán del año pasado ya está con nosotros, y déjenme decirles que en la máxima cita mundial de las dos ruedas concitó parabienes, aplausos y muchos flashes.

Suzuki GSX 250R

Sin embargo, creo que en Suzuki deben ser cautos a la hora de ofrecerla como una deportiva de cuño. Claro, por estética y linaje de diseño sugiere mucho de aquello, aunque para ser justos, es una moto urbana, de todos los días, cuyo manejo es tan preciso, sencillo y dócil que encantará a quienes se monten en ella.
Tengo la certeza de que le irá bien y lo afirmo porque en mis redes sociales y otras plataformas a menudo me encuentro con la consulta de principiantes que quieren una moto que refleje actitud y deportividad, pero que, a la vez, no haga las cosas complicadas a quienes no cuentan con gran experiencia (o ninguna…).

El motor bicilíndrico otorga 25 caballos de fuerza, que empujan sus 181 kilos. Curiosamente, no es un peso menor, pero al manejarla o accionarla en parado no los “representa”. Parece mucho más liviana.

La Suzuki GSX 250R es un encanto de máquina, y lo es porque, además, está bien pensada y mejor fabricada. El asiento es sumamente cómodo, uno queda en posición erguida y la verdad sentimos que “mandamos”. Es que pese a su apariencia racing, no hay que ir recostado ni echado sobre el estanque. Si apenas pasamos el metro y 60 centímetros de estatura tampoco tendremos drama, ya que se toca suelo fácilmente gracias a la altura del asiento de 780 mm. Al revés, gente con 1,83 m o más podría notar que le queda algo justa o derechamente pequeña.

Suzuki GSX 250R

La suspensión nos deja moverla con sencillez y en zona de curvas o carreteras lentas vamos a pasar un buen rato. En autopistas libres, despejadas y donde queremos dar más presión al acelerador de la Suzuki GSX 250R, nos encontraremos con que su potencia es algo limitada. Los primeros días cuando iba en cuarta, quinta, 60, 70, 80, 120 km/h… Ufff, creyendo que había más y más hasta que me topé en seco con que cuesta mucho subir de 127 km/h. En rigor, nadie puede ir a esa velocidad, pero hablo de la reserva que, por cierto, se necesita para un rebase, para escapar de la ingrata “compañía” de un par de buses y camiones en la carretera.

Si descontamos ese detalle (que en futuros desarrollos podrían solucionarse con unos siete o 10 caballos más de fuerza), tenemos una moto Suzuki GSX 250R magnífica. Por hechura, detalles (posee hazzards de emergencia), buen filtro aerodinámico -gracias a su minipantalla de viento- y ese tablero digital que debe estar entre los más precisos, completos y prácticos del segmento.

Además, resulta un verdadero aire fresco que un patrón de seguridad tan significativo como el freno ABS asome por las cilindradas más bajas y, por cierto, diga presente en el apartado de esta moto (además con disco adelante y atrás). Hace la diferencia y mucho. Forzamos un frenazo a 65 km/h y constatamos que la Suzuki GSX 250R entra con prontitud y haciendo de la detención algo lineal y sin derrapes, lo que generalmente termina con moto y piloto en el suelo (partí intentándolo a 50 km/h, pero no se advierte bien el rol del ABS, aunque ojo, que está, y cuando llegue la ocasión de necesitarlo con urgencia, tranquilos, opera impecablemente).

Suzuki cruza el broche con un generoso consumo de combustible (es inyectada) que hace crecer la autonomía gracias al estanque que cobija 15 litros (me dio más de 27 km/l, pero exigiéndola bastante).

Recomendados

Nissan
Por José Ignacio Gutierrez 17/08/2018 58 vistas
Inteligencia artificial
Por José Ignacio Gutierrez 17/08/2018 59 vistas
bmw r 1200
Por José Ignacio Gutierrez 17/08/2018 57 vistas
Fiat Cronos
Por José Ignacio Gutierrez 17/08/2018 59 vistas
Cobra Jet
Por José Ignacio Gutierrez 17/08/2018 61 vistas