*

Un juez desestima demanda contra Toyota por ratas comecables
11/07/2018 48 vistas
En Estados Unidos un grupo de consumidores demandó a la marca porque los cables del motor eran frecuentemente comidos por ratones. El juez exculpó a Toyota.

Toyota pudo haber fabricado cables de motores increíblemente deliciosos para las ratas, pero eso no fue motivo suficiente para que un juez de Estados Unidos acogiera una demanda interpuesta por clientes de la marca. El grupo de consumidores reclama que los componentes eran a menudo comidos por los roedores.

El hecho ocurrió en California el mes de junio donde un juez federal desestimó los descargos de la demanda en contra del gigante japonés. La acción buscaba que el fabricante cubriera los gastos de reparación bajo la garantía. El medio Detroit Free Press informó que la demanda no fue acogida, lo que significa que no puede volver a ser entablada.

ratas 2

Los dueños de modelos Toyota fabricados entre 2012 y 2016 han dicho que las ratas entraban por la base de aislamiento usada en los cables del motor, lo que significaba costosas reparaciones. Albert Heber, de Indiana, fue uno de los primeros clientes en demandar. Reclamaba que los ratones se comieron los cables de su Toyota Tundra del 2012 en tres oportunidades, lo que le significó desembolsar 1.500 dólares.

“Toyota aparentemente no está dispuesto a arreglar este defecto o compensar a los clientes que han pagado montos significativos en talleres para reparar los daños causados por las ratas”, dijo a Free Press Brian Kabateck, uno de los abogados. “La gente compró estos vehículos porque creyeron que compraban un producto confiable, pero Toyota se niega a reconocer incluso que el problema existe, o a cubrir los daños bajo el programa de garantía”.

Toyota, por su parte, llamó a los reclamos como faltos de mérito y previamente había dicho que los daños causados por roedores en los cables de vehículos afectan a todas las marcas de la industria y que no había evidencia que probara que los ratones eran atraídos de manera especial por sus motores.