Para cuando la pista se pone gélida en invierno
Por Lorena Gallardo Gil 15/06/2018 617 vistas
El sistema frontal del fin de semana pasado vino a avisarnos cómo se nos viene la próxima temporada de invierno en el país. Bajas temperaturas, lluvia, niebla, viento e, incluso, nieve en sectores poco habituales..., condiciones meteorológicas adversas que, sin duda, dificultan el manejo seguro por las calles y carreteras de la ciudad, pero que, con las debidas precauciones y equipamiento, también son ideales para disfrutar de un fin de semana en la montaña.

Tips de conducción sobre terrenos resbaladizos

Por encima de la nieve, nuestro peor enemigo en invierno es el hielo, que es tan resbaladizo como el aceite y puede significar pérdida de control total, incluso si el auto cuenta con múltiples ayudas electrónicas. Aquí, unos consejos para disfrutar el paisaje con una conducción segura en esos días…

 

    • 1. Lo ideal es manejar con tracción en las cuatro ruedas, a una velocidad baja y constante, y evitando que las ruedas patinen. Si esto ocurriera, se debe girar el manubrio hacia un lado y al otro rápidamente, pero con suavidad. Esto ayuda a que las ruedas tomen contacto con terreno fresco y recuperen la tracción.

 

    • 2. Si el vehículo no cuenta con un sistema de control de tracción, se recomienda partir en segunda marcha para evitar que las ruedas resbalen.

 

    • 3. Es casi una ley reducir la velocidad, sobre todo en caminos rápidos, como autopistas, así como también aumentar la distancia con el vehículo precedente.

 

    • 4. Hay que evitar las maniobras bruscas, tanto de frenado como de cambio de dirección, además de alertar siempre con los intermitentes antes de cambiar de pista o doblar en una esquina.

 

  • 5. Evitar el uso brusco de los frenos en zonas con hielo para evadir el bloqueo de las ruedas y posterior deslizamiento involuntario del vehículo. Lo aconsejable es mantener una velocidad prudente y acorde con las condiciones del camino, conduciendo el vehículo “enganchado” en una marcha que permite el control del automóvil.

 

Aquí te dejamos un post sobre lo que NO debes hacerle a tu auto en invierno.

 

Anticongelante

Car windshield with rain drops and frameless wiper blade closeup. 3d render

En invierno es muy frecuente que por las mañanas los autos aparezcan cubiertos de rocío, escarcha o hielo. En el mercado existen varios productos para solucionar este frío inconveniente, entre ellos, los líquidos anticongelantes para el parabrisas, que se agregan en el depósito del lavaparabrisas, además de sprays con alto contenido de alcohol, que se aplican directamente en el cristal.

 

Una de las ventajas es que el punto de congelación del alcohol es muy inferior a 0ºC, por lo que no se congelará en el depósito y al mezclarse con el hielo del parabrisas podría disolverlo con más facilidad que el agua sin ningún aditivo.
Otro sistema son los raspadores de hielo, diseñados para tal efecto, pues disponen de una gran superficie de raspado y son muy cómodos de usar, permitiendo quitar el hielo de forma rápida.
Se encuentran en tiendas asociadas al rubro, con precios desde los $ 2.000.

 

Accesorios

invierno 41

Este fin de semana los principales centros de esquí capitalinos abrirán oficialmente sus puertas a la temporada de invierno 2018. Panorama imperdible para muchos santiaguinos y también extranjeros, que buscan disfrutar de la montaña a poco más de una hora de viaje.

Los portaesquís son imprescindibles a la hora de trasladar el equipamiento para deslizarse por la nieve, ya sea para los esquís o para las tablas de snowboard. Hay que considerar que, para contar con este accesorio, el auto debe disponer de barras en el techo, si no las trae de serie, se pueden adquirir por separado.

Marcas como Jeep, Audi, Volvo y Porsche disponen de portaesquís de hasta seis pares y cuatro tablas de snowboard, con precios que van desde los $ 62.000 hasta los $ 162.000.

Para disfrutar de un paseo a la nieve bien equipados, también pueden sumarse accesorios como pisos de goma, guardabarros, portabicicletas y bolas de arrastre, entre otros.

 

 

Neumáticos

Invierno (4)

En días de tiempo difícil en invierno, es vital que los neumáticos tengan la presión correcta. Si están demasiado hinchados, su flanco será muy rígido y se perderá adherencia. Lo peor, eso sí, es llevarlos poco inflados, porque entonces el aquaplaning (deslizamiento descontrolado del vehículo) se iniciará a mucho menos velocidad.

Aquí, además, es importante recordar que el límite mínimo de seguridad en la profundidad de las ranuras es de 1,6 mm, cifra que se puede apreciar a simple vista en la banda de rodamiento.

Para debajo de los 7ºC, la goma del neumático estándar se endurece y pierde parte de sus prestaciones. De ahí que un neumático de invierno sea opción para zonas de bajas temperaturas habituales. Se trata de ruedas diseñadas especialmente para mejorar el agarre y la evacuación de agua (o nieve), además de contar con compuestos que no reducen sus prestaciones con temperaturas próximas o inferiores a 0ºC. Goodyear y Michelin son de los fabricantes que disponen de varias alternativas en el mercado local.

 

Cadenas

Invierno (3)

Ante la posibilidad de una nevazón excepcional este invierno -donde no se vea el pavimento-, disponer de un juego de cadenas para nieve puede ser de gran ayuda, pues estas aumentan el agarre del neumático sobre el suelo. Es algo así como ponerle estoperoles a la suela de los zapatos.

Se colocan sobre las ruedas motrices, de manera que si el auto es de tracción integral (4×4), hay que ponerlas en las cuatro ruedas. Para salir de apuro, también sirve si solo se ponen en las ruedas delanteras, pues además de motrices, estas también son direccionales.

Con ellas montadas, hay que circular a velocidad moderada, normalmente como máximo a unos 50 km/h.  Las cadenas de eslabones de acero son las más tradicionales, las hay transversales o de rombos, con o sin rompehielos, y con tensores manuales y automáticos. Se les encuentra en tiendas del rubro con un precio a partir de los $ 30 mil el par.