*

Opel Crossland X: para iniciar una nueva etapa
Por Lorena Gallardo G. 29/06/2018 188 vistas
El Opel Crossland X se inscribe como una excelente opción para aquellas familias jóvenes que buscan un vehículo para sus incipientes necesidades.

“Productos más competitivos, con mejores precios y mayor equipamiento”, esta es la consigna de la nueva era de Opel, desde el año pasado en manos del grupo francés PSA, dueño también de Peugeot, Citroën y DS Automobiles. Y, en este nuevo capítulo, el recientemente estrenado Opel Crossland X busca jugar un papel importante.

Lo probamos hace unas semanas por las estrechas y empinadas calles de Valparaíso, así como también por congestionadas avenidas de la capital, y las impresiones que nos dejó el nuevo crossover alemán, de seguro, les interesarán a familias jóvenes.

Opel Crossland X

Partiendo por una estética un tanto peculiar, pues si bien estamos frente a un SUV, sus formas nos recuerdan a las de un monovolumen pequeño. Unos parachoques y pasos de ruedas oscurecidos, por su parte, le dan un toque off-road.

Ahora bien, sus contenidas dimensiones se aprovechan de buena manera al interior. Las plazas delanteras del Opel Crossland X son generosas y cómodas, pudiéndose ajustar eléctricamente la zona lumbar. Las traseras, en tanto, pueden acoger bien hasta tres pasajeros, o bien dos sillas de niños y un adulto de contextura delgada en medio. Destaca, sobre todo, por la altura libre hasta el techo que ofrece a sus ocupantes. Asimismo, la capacidad de su maletero (520 litros) es una de las mejores de su segmento.

Opel Crossland X

Se agradece que por todo el habitáculo se disponga de espacios para guardar objetos. Los hay en cada una de las cuatro puertas, entre los dos asientos delanteros y por delante de la palanca de cambios. Además, tiene un fondo de goma y puede tener un sistema de carga por inducción. También nos gustó que el espejo del parasol del piloto contara con luz, accesorio del cual no todos disponen en su segmento.

A nivel de construcción, el Opel Crossland X se vale de un buen mix de materiales al interior, que se ven bien ajustados entre sí. Solo la parte superior del tablero, eso sí, está fabricada con plástico blando, el resto son polímeros duros, aunque de buena apariencia.

Opel Crossland X

Su pantalla táctil de siete pulgadas -compatible con Apple CarPlay y Androi Auto es fácil de leer, enlazar y manipular, más allá de que en varias ocasiones se desvinculara del audio del smartphone para volver a la radio. Algo que nos distrajo del manejo en su momento.

» Al volante

Testeamos la versión de entrada, la Enjoy 1.2 Turbo Mecánica, con un precio de $ 11.990.000. Bastante competitivo, entre paréntesis, considerando que rivales como el Mazda CX-3, Renault Captur y Peugeot 2008 tienen valores que parten un poco más arriba (según información disponible en sus respectivas páginas web).

Con una posición de manejo elevada y una buena visibilidad para todos lados -aunque los espejos retrovisores eran algo chicos-, recorrimos varios kilómetros a los mandos de este auto, cuyas cualidades dinámicas en líneas generales nos parecieron bien equilibradas. Es decir, ágil, confortable y capaz en su justa proporción.

Opel Crossland X

Claramente, es un auto que está hecho para la vida urbana y el uso diario. Su motor es bastante diligente a la hora de acelerar y recuperar, mientras que su suspensión -blanda- le permite absorber bien los baches del pavimento.

En carretera, el Opel Crossland X se mueve bien, con potencia de sobra para viajes largos. A un ritmo elevado, eso sí, la dirección no nos resulta tan precisa, teniendo que agarrar entonces con firmeza el volante. Asimismo, la suspensión permite ciertas inclinaciones de la carrocería. En cualquier caso, a un ritmo normal, su comportamiento es correcto.

El asistente de partida en pendiente nos ayudó a sortear las calles de Valparaíso y a salir de estacionamientos subterráneos sin ningún problema, equipamiento que trae de serie, al igual que las luces automáticas, cámara de retroceso, sensor de lluvia y seis airbags, entre otros. Sin duda, un buen producto para el nuevo despertar de Opel.