*

[MT MAG] Caprichos relojeros hechos a medida
Por Carolina Rojas Arenas 30/05/2018 224 vistas
La exclusividad de comprar un reloj de lujo a veces no resulta suficiente para algunos inconformistas que desean llevar su modelo un poco más allá. Tal como pasa con los carroceros y preparadores de autos, Bamford se ha dedicado a personalizar y llevar a extremos insospechados algunos conocidos modelos de relojes.

Cuando nos compramos cualquier objeto, siempre tratamos de hacer que se acomode a nuestro estilo de vida, look o preferencias. Es que la personalización en todos los ámbitos nos ha permitido expresar nuestra personalidad en variados frentes y sin realizar mucho esfuerzo. Hoy, la imagen es todo y cada pieza es parte de un relato que debe ser coherente no solo para nosotros, también para todos los que nos están viendo desde fuera.

Carcasas para el reloj, pintura especial para el auto, joyería de metales preciosos. Si se está dispuesto a abrir la billetera, prácticamente todo es posible, pero… ¿qué pasa con los relojes?

Hasta no hace mucho, cuando se adquiría un reloj mecánico las posibilidades eran más bien limitadas y como mucho se podía elegir entre un número limitado de correas y terminaciones para el dial o el metal. Pero ojo, que todo dentro de las especificaciones de lo que ofrecía la marca en la gama común para todas las personas.

bwd_polaredition_exploreri_gpc_whitematte_snow_blackjpg

Cansados de esta dictadura del estilo, en Bamford Watch Department decidieron que era tiempo de poner un poco más de esfuerzo en satisfacer las necesidades de los clientes del mundo de la relojería, creando una empresa que se dedica a darles nueva vida a algunos relojes, adaptando sus elementos, colores y materiales, solo con el fin de que una persona pueda decir que es dueño de una pieza pensada especialmente para ser absolutamente única e irrepetible.

Fundada en 2003, Bamford Watch Department nació del deseo de redescubrir el arte de la personalización en una era donde la producción masiva se ha tomado todas las industrias.

Desde entonces, esta compañía ha liderado el camino desarrollando piezas a la medida para necesidades y gustos específicos.

 

Una historia personal

Pero esta historia comienza un poco más atrás y de una forma más personal. Y es que cuando George Bamford quiso personalizar su propio reloj, se vio enfrentado a un mundo nuevo, embarcándose en un viaje de descubrimiento que seguiría con una verdadera revolución de opcionales para un mismo modelo.

Marcas como Rolex, Zenith, Panerai y Bvlgari han sido parte de la oferta de esta firma, que trabaja directamente con los fabricantes para ofrecer productos de altísima calidad y gran exclusividad, siempre respetando el diseño original de una marca, aunque involucrando a artesanos especialistas en la manipulación de metales, lacados y joyería. La idea es hacer un reloj único que, además, mantenga o eleve su valor como inversión en el tiempo.

 

bwd_polaredition_exploreri_gpc_whitematte_snow_blackjpg

Según nos cuentan desde el cuartel general de la marca, “el mismo George Bamford vio que el lujo ya no era algo personal cuando tenía solo 18 años y se dio cuenta de que estaba utilizando el mismo reloj que todos en una fiesta. Esto lo inspiró a oscurecer dos relojes que él y su padre utilizaron en Europa ese verano, logrando 25 órdenes para crear relojes personalizados negros. En ese momento se vio con un negocio entre manos y se creó Bamford Watch Department”.

Manecillas, colores, pulseras, materiales especiales y metales preciosos, gracias a Bamford todo se puede modificar y alterar a gusto del cliente en The Hive (La Colmena), el cuartel general de la firma, ubicado en Mayfair, Londres, donde los expertos relojeros y artesanos trabajan minuciosamente en cada pieza individual.

 

Artesanos dedicados

¿Qué pasa si quiero encargar un reloj personalizado? El proceso de orden es sencillo. Todo inicia con la pieza original, luego se analizan los requerimientos y, dependiendo de la complejidad del cambio, los expertos se toman entre seis y ocho semanas para terminar el trabajo.

Una vez iniciado, en La Colmena un equipo especializado se dedicará a acompañar el reloj de cada cliente durante todo el proceso. Desde el departamento de diseño gráfico, producción y logística, hasta un grupo de relojeros expertos y técnicos de diseño, que se encargan de buscar y proveer de las últimas tecnologías y materiales, todo para asegurar que la firma y sus relojes estén constantemente a la vanguardia.

El poder de crear algo completamente individual es lo que mueve a Bamford, desde donde nos aseguran que “somos muy afortunados de tener clientes que nos pidan empujar los límites y poner a prueba habitualmente nuestro logo de “si puedes imaginarlo, podemos crearlo”. Para personalizar su reloj, las personas se acercan a nosotros a través de nuestro sitio web, donde pueden diseñar su propio reloj usando nuestra herramienta de personalización, o bien pueden agendar una visita a la oficina de La Colmena en Londres, o también visitar alguno de nuestros distribuidores alrededor del mundo”.

Más que materiales exóticos o cambios demasiado radicales, en Bamford creen que los diseños más simples son los mejores, como cambiar el indicador de fecha o hacer que un reloj esté a juego con los colores de un auto de carreras. Todos tienen un estilo individual y los productos de lujo ahora pueden representar y relacionarse con él.

Partners oficiales de diversas marcas, permitiendo mantener la garantía de las piezas una vez intervenidas, en 2017 Bamford se asoció con TAG Heuer, haciendo que los clientes puedan personalizar sus relojes directamente con ellos.

 

mayfair-range

Luego la asociación se llevó un paso más allá, dando vida al Monaco Bamford, modelo que mantiene las características principales del ícono de TAG Heuer (caja cuadrada de 39 mm y corona a la izquierda), pero todo realizado en una caja de carbono ligero y resistente, que contrasta con el Aqua Blue de los materiales luminiscentes en los índices y la ventanilla de fecha, marcando un estilo moderno y muy típico de Bamford Watch Department, que se inmortaliza uniendo los logos de ambas marcas el fondo de la profunda esfera negra opalina.

Las colaboraciones no son la única fuente de desarrollo de BWD, ya que en 2017 también lanzaron su propio reloj, el Bamford Mayfair, en infinidad de colores y materiales. Para esta marca, todo puede llevar un sello personal si se desea con suficientes ganas.