*

[Test drive] Chery Tiggo 4: Cada día una mejor propuesta de valor
27/04/2018 364 vistas
Al igual que otros fabricantes del origen, Chery hace rato viene haciendo las cosas bien. Hemos sido testigos de cómo su gama de SUV se ha renovado en los últimos meses con modelos de diseños propios, interiores infinitamente superiores y motores más tecnológicos. Y el Tiggo 4 no es la excepción.

Poco o nada tiene que ver el recién estrenado Chery Tiggo 4 con el Grand Tiggo, modelo al que reemplaza en el catálogo. Lo digo, porque, más allá de la diferencia de nombre, ambos en estricto rigor son el Tiggo 5 (así se le denomina en China),  uno de primera generación y el otro de nueva.

Con el nuevo Tiggo 4 hay una propuesta en estética, materialidad e ingeniería muy distinta a su antecesor y que se pone en línea con los modelos más nuevos del fabricante, en búsqueda de crear una identidad de marca. Sin embargo, para eso falta aún, pues si bien se ve moderno, robusto y equilibrado, su carrocería carece de un diseño que se reconozca como un Chery de un solo vistazo y que se distinga entre los otros SUV que colman la ciudad. De todos modos, luce bastante bien por fuera y también por dentro.

Chery Tiggo 4

Así es, una vez adentro se percibe un ambiente grato, bien iluminado (con luz ambiental y un gran techo panorámico) y de buena calidad. Y es que aunque hay plásticos que debieran ser más blandos, están bien ensamblados y son agradables al tacto. Lo que se conjuga con un buen nivel de equipamiento y tecnología a bordo. La versión que testeamos del Tiggo 4 tiene asientos con ajustes eléctricos, mandos al volante, botón de partida y una pantalla táctil de gran tamaño (9″). Desde ella se comanda el sistema de infoentretenimiento, al cual resulta muy fácil enlazarse vía bluetooth compatible con Android e iOS, además de contar con Mirror Link para otros sistemas operativos. Nos muestra también la visión de la cámara trasera, cuya resolución es correcta.

Desde el puesto de conducción, lo primero que me llamó la atención fue lo escondido que se encontraban los mandos para regular los espejos eléctricos. Me tomó varios segundos ubicarlos. Luego, y pese a los ajustes eléctricos, me costó dar con la posición de manejo adecuada. Y es que la postura ideal se encuentra más arriba que lo de costumbre, pues de lo contrario las formas voluminosas de la carrocería restan visibilidad al frente y a los costados. Lo que, por supuesto, inseguriza a la hora de estacionar.

Chery Tiggo 4

Quienes viajaron atrás del nuevo Tiggo 4 aseguraron que es bastante cómodo, que hay un buen espacio en todos los sentidos. Es cierto, eso sí, que un adulto podría incomodarse en la plaza central durante un trayecto largo, no así en la ciudad. Sus 340 litros de capacidad de carga, en tanto, rinden bien en una ida mensual al supermercado, por ejemplo. Solo acotar que la boca de carga está un poco alta, lo que podría dificultar la labor.

Chery Tiggo 4

Probamos la versión tope de línea del Tiggo 4, equipada con el nuevo motor 1.5 Turbo de 145 caballos, cuyo andar es correcto en líneas generales, gracias, en gran parte, a lo bien relacionado que está con su caja de cambios (manual de seis velocidades desarrollada por la japonesa Aisin), cuyos pasos de marchas son muy suaves.

El motor tiene una curva de aceleración progresiva, no anda a los tirones, y sobre las 2.000 rpm es cuando mejor responde. Sus recuperaciones son rápidas y sorprende el empuje que tiene en pendientes pronunciadas.

La actual dirección hace olvidar lo sobreasistida que eran las de los modelos chinos de primera generación. Lo que sí, a alta velocidad se siente un tanto ligera, lo que sumado a una suspensión más bien blanda (muy confortable en caminos irregulares), resta seguridad sobre el asfalto.

¿Conclusión? Diseño actual, habitáculo amplio, andar confortable, buen equipamiento y precio correcto. Un buen producto por donde se le mire.