[MT MAG.] La armada chilena del Rally Mundial
26/04/2018 350 vistas
El próximo 27 de abril se iniciará en Córdoba el Rally de Argentina, una fecha del Rally Mundial en la que participarán tres binomios nacionales, confirmando un fenómeno que tiene a una serie de pilotos nacionales midiéndose en las pruebas más exigentes del globo. A pesar del nulo apoyo de la Federación de Automovilismo, los protagonistas nacionales explican y analizan el salto que vive este deporte fuera de las fronteras locales.

El rally vive una interesante etapa en nuestro país. Tras varios años concentrándose la atención de los protagonistas en campeonatos locales como el Rally Avosur, Rally del Biobío o el Rally Mobil, desde el año pasado se logró poner la mirada más allá de la muralla cordillerana.

El piloto Pedro Heller junto a su navegante Pablo Olmos se atrevieron y apostaron el año pasado por un proyecto a tres años en el World Rally Championship, en la serie WRC2. El camino que abrió el hijo de Carlos Heller lo continuó esta temporada el binomio Emilio Fernández-Joaquín Riquelme, quienes disputan la Junior WRC. Presencia chilena que aumentará en la fecha que se disputará en Argentina entre el 27 y 29 de abril, donde también se harán presentes los binomios Alberto Heller-José Luis Díaz y Cristóbal Vidaurre con el experimentado navegante argentino Rubén García.

Pero ¿qué sucedió en estos últimos años que se pasó de una presencia muy intermitente en el rally mundial a tener cuatro vehículos con la bandera chilena en los caminos del WRC?

Pedro Heller es uno de los que asoman con más “experiencia” en esta renovada generación de pilotos que buscan hacerse un nombre a nivel internacional. El año pasado, en su temporada debut, el piloto del Team Joker Rally disputó las fechas de México, Argentina, Portugal, Polonia y Gales, y finalizó en la vigésima posición del ranking general, destacando el cuarto lugar que obtuvo en tierras aztecas.

rally

Para el mayor de los Heller, el proceso de crecimiento que exhibe el rally chileno pasa porque “existe el atrevimiento, pero también se ve más cercano. Siempre hay un piloto que actúa como punta de lanza, y si para ese representante no fue una mala experiencia, el resto tiende a motivarse y dar el salto. Hay mucho talento en Chile, es hora de que todos los interesados lo puedan demostrar para hacer crecer el deporte”.

Emilio Fernández, quien no correrá en Córdoba debido a que la fecha transandina no es parte del calendario del rally mundial de la Junior WRC, reconoce que “irán varios a Argentina por un tema de cercanía, pero también por el nivel que hay en Chile, que cada vez se hace más fuerte y que motiva para ir a probar afuera, pero no solo a participar, sino también ir a buscar un resultado”.

Eso sí, el talento o las ganas de correr en el extranjero no son las únicas razones que están provocando una presencia chilena importante en un certamen como el rally mundial, algo que escasos deportes pueden mostrar.

Según Cristóbal Vidaurre, el piloto del Conveyor Belt Tech Rally by Skoda, reconoce que “hace unos años dependíamos netamente de Argentina en cuanto a navegantes, preparadores, repuestos, mandar a hacer los autos, las jaulas, elementos de seguridad, etc. Pero con el tiempo hemos ido aprendiendo y desarrollando una industria nacional buena, y ahora tenemos talleres de equipos importantes que ven autos de alta tecnología. Para nosotros fue un reto bastante grande pasar de los autos de la categoría N a los R y ahora con los R5 estamos hablando de un nivel de mecánica muy pulcra, sofisticada, muy basada en la electrónica, donde nuestros mecánicos han tenido que capacitarse en el exterior para poder cumplir con las exigencias que implica tener estos autos, que llevan una inversión alta y, por ende, la mantención necesita de mayor conocimiento”.

rally

Según Vidaurre, todo ese proceso de crecimiento y de ganar experiencia lo están recogiendo las nuevas generaciones. “El desarrollo de la industria que rodea al rally ha permitido que pilotos más jóvenes puedan proyectarse al exterior, ya que tienen más a la mano la facilidad de poder entrenar, competir y tener los autos y vivir una realidad muy parecida a la que tienen equipos con sede en Europa o en otras partes. Por eso creo que se están atreviendo más”, dice el piloto que correrá en Córdoba con un Skoda Fabia R5.

» El nulo apoyo

Apreciar que deportistas nacionales se midan en las competencias más relevantes no es algo común. Y la lógica indicaría que poco a poco se verían apoyados por entidades como la Federación de Automovilismo. Sin embargo, todos son enfáticos en señalar el nulo apoyo, algo similar a lo que se apreció cuando se estaba gestionando el arribo de la Fórmula E a Chile, donde en lugar de trabajar en bloque aparecieron disputas personales que sólo entorpecían las conversaciones que lideraba Eliseo Salazar.

Con el rally el tema es similar. Según Pedro Heller, “no soy el único que tiene una opinión discordante sobre la federación chilena, pero puedo decir que muchos jóvenes pilotos, sobre todo de Francia e Italia, al menos tienen un representante que los acompaña en el rally mundial”.

Una situación similar se ha encontrado Emilio Fernández. “La falta de apoyo es costumbre, la federación no hace mucho por los pilotos. Nosotros estamos corriendo el Rally Mundial y no se ve apoyo por ningún lado. No sé qué pensarán en la federación, no hay publicidad, casi todo lo vemos por nuestro lado. Yo veo cómo los pilotos contra los que compito son apoyados por las federaciones de sus países, lo ves con los franceses, los italianos comprometidos 100% y uno llega con su bandera chilena y con lo que alcanzó a rescatar en auspicios. Se nota mucho la diferencia, allá se toman en serio la participación nacional en el mundial, no como acá”.

rally

A pesar de los inconvenientes, todos enfrentan con confianza el próximo desafío en el rally mundial. Vidaurre dice que “será una carrera muy compleja. Tuve la suerte de correr en 2011 y me tocó con neblina, piso mojado, una carrera muy técnica, muy larga, que te agota, que es muy difícil y que, aunque estamos muy cerca geográficamente, al mismo tiempo es muy diferente, con caminos muy accidentados, piedras, angostos, zonas rápidas. Es una carrera que hay que tomársela con calma, si uno maltrata el auto le genera complicaciones al equipo, por lo que se tiene que ir lo más limpio posible, aunque eso signifique no ir en los tiempos de punta. Ese será mi caso, que no tengo mucha experiencia con el auto y lo que menos quiero es quedarme fuera”.

Heller, por su parte, comentó que “tenemos la experiencia del año pasado en el rally mundial. Habrá muchos fanáticos acompañando y ya hemos recibido su apoyo, en que nos alentarán desde la ruta. Dejaremos todo en la carrera para obtener una buena actuación”, finalizó el piloto nacional, que espera repetir la notable actuación que este año lo tuvo en el podio en el Rally de México. MT