[MT MAG.] Benjamín Hites en el sueño americano
03/04/2018 503 vistas
Una de las promesas del automovilismo nacional y busca hacerse un espacio entre la Top Races Series de Argentina y la Ferrari Challenge en Estados Unidos, forjando una carrera en base a disciplina y un talento que sorprendió al mismísimo Sergio Marchionne cuando lo vio correr en el autódromo de Mugello. A continuación, una historia de pasión por los autos traspasada por herencia familiar.

Octubre de 2017. El Autódromo Internacional de Mugello, a unos 30 kilómetros al norte de Florencia, late con el rugido de los autos de competencia que prueban sus límites. En las tribunas, la plana mayor de Ferrari, conformada por Sergio Marchionne, presidente de la compañía; Enrico Galliera, vicepresidente, y Piero Lardi Ferrari, hijo de Enzo Ferrari y actual accionista de la firma, disfrutan del espectáculo y se sorprenden con la furiosa aceleración de un piloto al mando de uno de los modelos más impresionantes que se han construido en la casa de Maranello, el Ferrari FXX-K, vehículo creado para las denominadas carreras-clientes, que sólo en pista puede liberar sus 1.050 caballos de fuerza, ya que no cuenta con homologación para la vía pública.

El desconocido joven es Benjamín Hites. Se trata de una de las promesas del automovilismo chileno. Su trabajo con el FXX-K causó tal nivel de admiración, que los mandamases de Ferrari bajaron a felicitarlo. “Se me acercaron, porque estaba haciendo mejores tiempos que varios pilotos con más experiencia. Sergio Marchionne me dijo que me felicitaba mucho y que debería estar corriendo con Ferrari. Luego de eso me puso en contacto con el equipo TR3, que compite en la Ferrari Challenge”, recuerda Hites.

marchionne

Esa tarde, luego de las palabras cruzadas con Marchionne, comenzaría una nueva historia para el piloto nacional.

» Surge la pasión

Benjamín Hites tiene 18 años. Cursó la educación primaria en el Grange School y actualmente estudia Ingeniería Comercial en la Universidad Adolfo Ibáñez bajo el régimen de carga menor. “Fui a comentar mi caso a la ‘U’ y me entendieron, por lo que me permiten tomar menos ramos y, además, me piden menos asistencia, por lo que se puede compatibilizar el tema deportivo con los estudios”, precisa el hijo de Marcos Hites, el empresario nacional reconocido, entre otras cosas, por su pasión por los automóviles.

Ese amor es el que le transmitió desde muy niño a Benjamín, quien recuerda que “cuando era chico, como a los tres o cuatro años, tuve mi primer karting. Iba a girar solo, a entrenar, luego iba a los karting de arriendo, fue algo que siempre me gustó. A los 14 años me compré otro karting, un poco más profesional, y me metí a un campeonato chileno. En 2016 salí campeón”.

DSC_2076

El hambre de triunfos le abrió nuevos horizontes y de la mano de su entrenador, el ex piloto Juan Carlos Carbonell, llegó a probar suerte en Argentina. “El ‘Caco’ me dijo que si quería aprender, lo más cerca era Argentina. Así que nos fuimos a la Top Races Series, una categoría que no es la más importante, pero que me la estoy tomando muy en serio para aprender lo máximo posible y así poder aspirar después a una serie de mayor nombre en Europa o Estados Unidos”, comenta Hites.
Eso sí, aunque las seis fechas que disputó el año anterior fueron buenas, el arranque de la presente temporada no fue el esperado para el deportista que corre con los colores de la escudería Fiat Octanos Competición, ya que debido a un choque debió abandonar en la sexta vuelta de la primera fecha que se disputó en el autódromo de Paraná.

Pero estos inconvenientes son los que le van permitiendo ganar experiencia al piloto, que tiene entre sus marcas el haber establecido el récord de pista en el circuito de Codegua (58’810), con un Radical SR8 de motor V8 2.7 litros y 450 caballos fuerza.

hites

“Los pilotos en Argentina son muy especiales, tienen un estilo de manejo muy agresivo, te tiran el auto, van a la chapa, y hay que aprender a manejar igual que ellos. Así uno empieza a desarrollarse como piloto, aprende a defender mejor la cuerda, cómo ganar una posición, algo que es muy difícil allá, porque te cierran la puerta siempre. Además, uno aprende a manejar con autos que son más evolucionados que los que se encuentran en Chile, y como no tienen ninguna asistencia eléctrica, ni control de tracción, ni ABS, ni nada, tenemos sólo el feeling del acelerador y el freno, lo que nos permite ir adquiriendo una fineza que se nota cuando tomas otro tipo de autos”, dice Hites.

En su proceso de crecimiento, el joven chileno reconoce que “desde que era chico, el amor por los autos ha ido creciendo enormemente. Por lo mismo, trato siempre de dar lo mejor, prepararme al máximo, no regalarles nada a los rivales. Para eso voy al gimnasio cinco veces a la semana, tengo dieta todos los días y practico con simulador día por medio. Si no conozco el circuito al que voy a ir a correr, ocupo el simulador todos los días hasta que me lo conozca”

» Cabalga el Cavallino

Las buenas actuaciones que tuvo en la Top Races Series le permitieron a Benjamín Hites conseguir una invitación a probar un Ferrari en Estados Unidos. Aquella jornada en la tierra del tío Sam, en septiembre de 2017, fue muy positiva y se lució con un Ferrari Challenge modelo 458 con tracción trasera y motor V8 de 570 caballos de fuerza. La grata impresión que dejó le hizo recibir una nueva invitación, ahora  a testear un auto en el circuito de Mugello, jornada en la que Sergio Marchionne lo recomendaría para la Ferrari Challenge.

hites

Así consiguió llegar a la competencia en Estados Unidos. Para la primera fecha, en Daytona, iba asignado a una de las series menores, pero por sus tiempos en las clasificaciones lo subieron a la categoría mayor, la misma que antecedía a las míticas 24 Horas de Daytona.

Previo a la carrera, el santiaguino decía que “me ilusiona lo que pueda hacer en este famoso circuito ovalado, al que se espera que lleguen 150 mil personas para la carrera principal”. Casi profético, tuvo un debut soñado, consiguiendo el 10º lugar.
Para Hites, correr con Ferrari es un sueño. “Siempre me ha gustado Ferrari y todo lo italiano; Ferrari es mi marca preferida y el LaFerrari es mi auto favorito, además es un honor que Fiat esté apoyándome también. Es mi sueño hecho realidad”.

Eso sí, el sueño recién está empezando para este joven que mide 1,80 metros y pesa 81 kilogramos, quien apuesta por convertirse en la gran figura del automovilismo nacional. “Siempre dijimos con el Caco que los argentinos están, en una escala del uno al 10, en el nivel 10. Nosotros partimos en el 3, pero nos vamos acercando, y lo mejor es que mientras ellos se mantienen en el 10, nosotros estaremos cada vez más cerca y creo que ahora podemos ir a pelear un campeonato allá. Hemos evolucionado muy rápido”, dice.

Esa evolución a la que hace mención se basa en gran medida por la experiencia que ha ido ganando en Argentina, donde señala que “el nivel es muy profesional, hay muchos pilotos con buen nivel. La mecánica es otro aspecto de lo que se aprende mucho, uno trabaja bastante con los mecánicos, con los ingenieros para la puesta a punto del auto, y eso se va interiorizando y nos va haciendo crecer”.

Para este año, el objetivo es avanzar en los dos frentes, apostando tanto en Estados Unidos como Argentina. A pesar de la carga, sumada a la educacional, indica que “el Top Races no lo quiero dejar, porque es una escuela muy buena. Pero me gustaría llegar a la World Pirelli Challenge, donde corren los Ferrari, Mercedes y Corvette GT3”.

Respecto de categorías más reconocidas, Hites precisa que “no me agrada mucho la Nascar, porque no me gustan mucho los óvalos, pero me encantaría probar en la Indy”.

Es la historia de un piloto que empieza a hacerse un nombre en el automovilismo, buscando a través de la velocidad cumplir los sueños que tenía cuando manejaba un karting, ilusión que pasó a la realidad esa tarde en que el máximo ejecutivo de Ferrari lo invitó a ser parte de la firma más emblemática del motorsport mundial. MT