*

Aston Martin y Porsche sorprenden con exclusivas versiones
21/10/2017 208 vistas
Mientras Aston Martin descubrió la variante descapotable del DB11, Porsche hizo lo propio con las versiones GTS de los 718 Cayman y Boxster, que se vuelven más deportivos bajo esta conocida sigla del fabricante alemán.

Nuevas versiones de deportivos asoman en el ruedo. Partiendo por el nuevo Aston Martin DB11 Volante, la versión descapotable del elegante y prestacional coupé británico, que dispone de una capota de tela que se abre en 14 segundos y se cierra en 16. Operación que se puede hacer con el auto en movimiento a una velocidad de hasta 50 km/h.

Su corazón es el mismo V8 biturbo de 4.0 litros del coupé, que desarrolla una potencia de 510 Hp a 6.000 rpm y 675 Nm entre 2.000 y 5.000 vueltas, asociado a una caja automática de ocho velocidades, con lo que puede pasar de 0 a 100 km/h en 4,1 segundos y lograr una velocidad máxima de 300 km/h.

Otras cualidades del atractivo descapotable es el volante cubierto con un tapiz de cuero, asientos con calefacción, una cámara de 360° para estacionar y control crucero de velocidad. También incorpora una pantalla de ocho pulgadas con un sistema multimedia y un avanzado sistema de sonido Bang & Olufsen de 13 parlantes.

DB11Volante12-jpg
Por otra parte, los pequeños deportivos de Porsche recibieron la llegada de una versión muy esperada, la GTS. Los 718 Cayman y Boxster suman ahora mayor deportividad, gracias a un motor bóxer 2.5 gasolina que aumenta su potencia hasta los 365 Hp (35 Hp más que el anterior).

El aumento de potencia es posible gracias a un colector de admisión de nuevo desarrollo y a un turbocompresor más grande. Disponen, además, de 430 Nm de par entre las 1.900 y las 5.000 rpm.

Esta potencia y par motor concentrados en frascos tan pequeños hacen que ambos modelos hagan 0 a 100 km/h en 4,1 segundos y alcancen 290 km/h de velocidad máxima, siempre y cuando estén configurados con la transmisión PDK.

ppp
Los nuevos GTS también presentan elementos distintivos en la carrocería, como una salida de escape doble con tubos cromados y de mayor diámetro, llantas más vistosas de 20 pulgadas con neumáticos específicos, una suspensión de ajuste más firme y los habituales logotipos GTS.

Como manda la norma, en las versiones de Porsche con apellido GTS, los detalles en negro se disponen por todo el conjunto, mejorando su aspecto deportivo. Así, tanto las luces delanteras como traseras tienen alrededor pintado de este color, además de sus llantas, branquias y todo su interior.

En el habitáculo destaca un tablero de gran factura con un precioso reloj. Los asientos deportivos con la parte central tapizada en alcántara lucen el logo GTS en el reposacabezas, dándoles un toque de deportividad y elegancia.