Biomateriales: ecología activa, más allá del reciclaje
Por Carolina Rojas Arenas. » Fotos: Marcas. 24/06/2017 525 vistas
Mejorar el ciclo de vida de los autos es la nueva tendencia, incorporando materiales orgánicos que sean al mismo tiempo resistentes y ecológicos. La tendencia de los biomateriales se expande en la industria, buscando hacer vehículos cada vez más amigables con el medioambiente.

Conforme pasan los años y la industria automotriz evoluciona, también lo hacen sus métodos de fabricación y materiales.
Los metales tradicionales, la madera y los cueros fueron dando paso a los plásticos, el aluminio y la fibra de carbono, que han hecho que los autos sean más ligeros y resistentes, extendiendo la vida útil y la seguridad de los modelos, sin afectar su sensación de confort.

Pero como era de esperarse, los recursos son limitados y cada vez más costosos, por lo que los grandes fabricantes han debido buscar otras alternativas, haciéndolos mirar nuevamente hacia la naturaleza.

Ejemplo de ello es Hyundai, que en su tecnológico modelo Ioniq incorpora no sólo materiales reciclados, también algunos provenientes de la naturaleza, como polvo de carbón de madera y piedra volcánica, que se encuentran en un 10% en la cubierta interior de las puertas, sin olvidar los plásticos blandos, tapices y revestimientos del techo, fabricados con hasta un 25% de derivados de la caña de azúcar. Incluso, la pintura de este modelo busca ser más cuidadosa con el medioambiente, empleando un 13% de ingredientes extraídos del aceite de soya.

Kia también ha seguido el ejemplo, y en su Soul eléctrico incorpora paneles interiores de bioplásticos hechos con celulosa y caña de azúcar, mismos materiales que se encuentran en la tela de los asientos, el techo y las alfombras.

Ford es otro de los pioneros en la utilización de los biomateriales, trabajo que ha venido realizando desde los años 20, bajo el mando del mismo Henry Ford, quien ya incorporaba algunos derivados del trigo.

e4

“En este momento, todos los vehículos de Ford en Norteamérica cuentan con asientos, cojines y reposacabezas hechos en base a aceite de soya”, asegura Alper Kiziltas, parte del centro de investigación y desarrollo de la firma en Michigan.

Entre 20 y 40 kilos de bioplásticos se utilizan en cada auto de la firma norteamericana, además de espumas a base de soya o aceite de ricino.
Según Kiziltas, esta tendencia también responde a los requerimientos del mercado, “los consumidores quieren ver más fibras naturales en la superficie”, asegura.

De ahí que la firma del óvalo mantenga su interés en la búsqueda de nuevas opciones. Recientemente firmó un acuerdo con el productor de tequila José Cuervo para utilizar los subproductos del agave para desarrollar nuevos bioplásticos, a lo que pronto se sumarán piezas hechas de una combinación de bioplástico y bambú, que está siendo desarrollada en las instalaciones de la marca en China.

» Todos quieren ser verdes

El cuidado del medioambiente no sólo se ha convertido en la bandera de lucha de las marcas generalistas, las marcas premium y las de superlujo también han buscado nuevas formas de hacer que sus vehículos puedan terminar su ciclo de vida de una manera más amigable.

Con su eléctrico i3, BMW se atrevió a hacer las cosas de una manera completamente distinta, y en lugar de utilizar maderas nobles, de árboles que tardan decenas y hasta centenas de años en crecer, optó por la más común madera de eucalipto, que se puede apreciar a simple vista en el tablero del auto.

e1

Audi hace lo propio incorporando fibra de algodón en la aislación, piezas de papel reciclado para el piso del área de carga e incluso fibras de celulosa para el techo de algunos modelos.

Y si queremos ir un poco más lejos, basta con pensar en Bentley, que hace sólo unos meses anunciaba una nueva línea de interiores aptas para veganos, que no es más que la utilización de materiales alternativos para reemplazar la tradicional tapicería de cuero.

Así, la firma británica ofrecerá la opción de contar con cuero de proteína, de champiñones o incluso de medusa.

Stefan Sielaff, director de diseño de Bentley, lo ve como un paso lógico en la evolución de la marca. “No puedes vender un producto que contiene trazas de animales como un Bentley, que lleva más de 20 pieles de cuero, a alguien que sigue un estilo de vida vegano. En Bentley hacemos muchos productos personalizados y soluciones a medida en colaboración con nuestros socios de Mulliner, y queremos satisfacer a estos clientes, porque creemos que son el comienzo de una nueva tendencia”, aseguró durante la presentación de esta nueva iniciativa.

Recomendados