*

Takata pagará 1.000 millones dólares por escándalo de airbags
Por Fuente: EFE. 13/01/2017 538 vistas
El fabricante de componentes de automóviles japonés Takata pagará unos 1.000 millones de dólares en multas y compensaciones luego de declararse culpable por el defecto en millones de airbags en Estados Unidos.

El Departamento de Justicia de EE.UU.puso fin a uno de los grandes escándalos de la industria automotriz. El fabricante de componentes de automóviles japonés Takata deberá pagar unos 1.000 millones de dólares en multas y compensaciones tras declararse culpable por el defecto en millones de airbags que ha causado la muerte de al menos 11 personas.

Al mismo tiempo, las autoridades judiciales estadounidenses imputaron a tres antiguos empleados de Takata por su implicación en el escándalo. Los imputados son Shinichi Tanaka, Hideo Nakajima y Tsuneo Chikaraishi, a quienes se le acusa por fraude electrónico y conspiración para cometer un delito, al hacer que la empresa utilizase infladores de airbag que sabían desde el año 2000 que eran defectuosos.

Según señalaron las autoridades estadounidenses, Takata supo que los infladores que utilizaban amonio de nitrato no cumplían los requisitos establecidos por la propia compañía , además de conocer que habían sufrido fallos durante las pruebas realizadas.

“Takata provocó que sus clientes compraran esos sistemas de airbag al remitir informes fraudulentos y falsos y otra información que ocultaba la verdadera condición de los infladores”, explicaron las autoridades estadounidenses. Agregaron también que ” los empleados de Takata, incluidos varios de sus ejecutivos clave, discutieron de forma habitual la falsificación de los informes de pruebas que Takata proporcionaba a sus clientes en correos electrónicos y comunicaciones verbales”.

El acuerdo con las autoridades estadounidenses especifica que Takata pagará 850 millones de dólares a los 19 fabricantes que han instalado sus airbag en automóviles y que se han visto forzados a reemplazarlos. Además, Takata ha creado un fondo de compensación con 125 millones de dólares para pagar las víctimas de los airbag defectuosos y pagará también a las autoridades una multa de 25 millones de dólares.

Se estima que 11 personas han muerto en Estados Unidos a consecuencia de la explosión de los infladores defectuosos de los airbag y más de 180 han resultado heridas.