*

Francia estrena la primera carretera solar en el mundo
27/12/2016 460 vistas
Con una inversión millonaria, el país europeo inauguró cerca de 1.000 kilómetros de paneles fotovoltaicos, en lo que se espera sea una eficiente fuente de energía

Francia busca el sol y Normandía es la región elegida. El gobierno francés decidió inaugurar en esa zona un proyecto inédito en la historia de la energía solar: la primera carretera solar del mundo.

La obra consiste en 1.000 kilómetros con cerca de 3.000 placas fotovoltaicas conectadas a la red local de distribución de Enedis. El proyecto representa una inversión de cinco millones de euros y se espera que sea capaz de suministrar la iluminación de los espacios públicos de una ciudad de 5.000 habitantes.

El Instituto Nacional de Energía Solar junto a la compañía Colas Group, especialista en la construcción de carreteras, han sido las instituciones encargadas de dar vida a esta iniciativa llamada Wattway. La idea es emplear las carreteras como zonas captadoras de luz para convertirse en una mejor fuente energética sin invadir terreno agrícola o intervenir los paisajes naturales. Según los desarrolladores, el tráfico cubre las placas entre el 10 y 205 del tiempo, dejando la mayoría del día la superficie al descubierto por lo que la carretera podría  producir al año unos 280 Megavatios-hora (767 Kilovatios-hora diarios, con picos de hasta 1.500 kWh en verano)

El diseño de lo paneles solares es innovador. Están recubiertos con una resina fabricada de láminas de silicio cristalino lo que le da la propiedad de ser capaces de soportar vehículos pesados al ser delgadas y resistentes sin disminuir su eficiencia al momento de captar la luz.

Sin embargo, los cinco millones de euros invertidos es una cifra demasiado alta. Por lo mismo, los desarrolladores esperan  demostrar la viabilidad del proyecto y perfeccionar el sistema para aumentar la eficiencia y reducir los gastos de la producción.

Por el momento, Francia pretende impulsar el proyecto a otras partes del país. Según el gobierno francés si el país hiciera lo mismo en una cuarta parte del millón de vías que existen en su  territorio, podría lograr la independencia energética. Por lo mismo, se espera que en los próximos cinco años se implementen 1.000 kilómetros más de vías solares en distintos lugares como Bretaña, Marsella y Marzan