*

[VIDEO]: ¿Nissan metió a sus autos en un lavavajillas?
22/08/2016 550 vistas
La firma nipona somete a cada nuevo crossover al “test del lavavajillas” para probar la estanqueidad del vehículo.

¿Es posible poner a un Nissan Qashqai, Juke y X-Trail  dentro de un lavavajillas? Sí y para Nissan es un requisito por el cual debe pasar cada uno de los nuevos modelos que desarrolla la marca. No se tratan de autos de juguete, sino de autos reales que deben pasar por el llamado “test del lavavajillas”, una prueba de estanqueidad en donde el Centro Técnico europeo de Nissan  somete a los vehículos a fuertes presiones de agua.

El “lavavajillas” a escala del fabricante japonés rocía el exterior del vehículo con miles de litros de agua desde todos los ángulos. El proceso va acompañado de una minuciosa inspección para asegurar la máxima calidad del sellado. También conocido, como “test del monzón”, se realiza diversas veces durante el desarrollo de ingeniería de todos los autos y furgonetas en toda la variada gama de Nissan.

Para empezar, se lanzan 24.000 litros de agua sobre el modelo. Durante el intervalo más impresionante, se precipitan más de 1.000 litros en solo 15 minutos, el equivalente a un metro de lluvia.

El proceso requiere que los técnicos de Nissan programen el sellado del vehículo con chorros de agua, especialmente diseñados para operar a presiones extremas de 150 bar. Esto es considerablemente más potente que muchas unidades domésticas habituales que operan a 110 bar.

Nissan Proceso Estanqueidad 2

Carl Sandy es uno de los ingenieros de Nissan que ha ayudado a desarrollar las duras normas de ensayo. Explica: “Otro miembro del equipo permanece dentro del vehículo con un endoscopio de alta definición para observar dentro de los paneles, buscando incluso la más fina gota de agua que pueda penetrar.”

Durante todo el programa, se emplean hasta 30.000 litros de agua. Esto equivale a más de 2.000 veces la cantidad de agua empleada en un ciclo de lavavajillas doméstico corriente.

Esta cantidad de agua puede parecer un derroche, por ello es fundamental que ni una sola gota vaya al desagüe. Se pasa a un depósito gigante, preparado para rociar al próximo vehículo que entre en la cámara.

Carl añade: “Un test riguroso es importante porque no todos los mercados son iguales. Por ejemplo, en Rusia, los chorros limpiadores de las instalaciones de lavado actúan con una presión superior para hacer frente a la suciedad de las carreteras y pistas de la zona. Nos aseguramos de que nuestros vehículos superen las necesidades de conducción más exigentes de toda Europa mediante la evolución continua de las normas de ensayo. ”

Fuente: Nissan.

Video