*

Ford Fusion: Full tecnología al alcance de la mano
09/11/2014 2732 vistas
El Fusion es la nueva apuesta de Ford para seguir creciendo en el segmento de pasajeros. Y tal como lo hizo con el Fiesta y el Focus, dotó a su sedán mayor de toda la tecnología de seguridad y conectividad disponible en el segmento, y a un precio muy accesible.

El Fusion de Ford es el último pasajero en subirse el tren de los sedanes grandes en el mercado chileno, un segmento fuertemente afectado por el boom de los todoterrenos, y que hoy es dominado por el Mazda 6, escogido Auto del Año 2014 en el país, y teniendo como históricos competidores a modelos como el Honda Accord, Hyundai Sonata, Peugeot 508 y Nissan Altima, entre otros.

La apuesta de Ford por ser relevante en este segmento es en serio, esencialmente porque pone en el mercado uno de sus más nuevos modelos lanzados a nivel mundial, que se vende por igual en Norteamérica y Europa (aunque ahí con el nombre Mondeo), que utiliza su más nueva tecnología motriz, y dispone de un nivel de equipamiento sencillamente insuperable.

Y como ya es tradición desde que se inició esta nueva era denominada “One Ford”, llega con precios muy accesibles si se pone en la balanza la calidad y propuesta del producto: $ 13.990.000 en la versión de entrada, $ 16.390.000 en la magnífica versión tope de gama.

Por lo mismo, vale la pena apuntarle para una posible compra, aunque con matices, ya que si bien tiene más fortalezas que debilidades, hay algunos factores que podrían decantar su opción hacia algo distinto.

Tecnología en abundancia

Desde nuestro punto de vista, el gran atributo diferenciador que tiene el Fusion es su alto nivel de equipamiento disponible. Claro, no tiene nada (o casi) que no sea posible encontrar en otros modelos, pero la gracia es que en este auto está todo junto y a un precio muy atractivo, muy al alcance de la mano.

Partamos por un elemento único de la marca, el Sync, un sistema desarrollado por Microsoft de interconectividad entre el teléfono y el auto, que permite controlar todas las funciones por voz, y añade un sistema de navegación satelital. No es el único auto del segmento con pantalla táctil (en este caso, de 8 pulgadas), GPS y mandos vocales, pero sí es el más fácil de usar, el más intuitivo y el que mejor responde.

Ford Fusion

Sigamos por la seguridad, y es aquí donde Ford se anota un punto en innovación, ya que a los tradicionales airbags frontales, laterales y de cortina, el Fusión agrega unos menos comunes airbags de rodilla, y en su versión tope de gama, inéditos airbags en los cinturones de seguridad traseros. Debido a su reducido tamaño, no actúan igual que un airbag normal y no cubre la totalidad del cuerpo, pero sirve para proteger del impacto que el propio cinturón provoca en el cuerpo.

Si entramos en el terreno de los sistemas de asistencia a la conducción, el Fusion aglutina en un mismo auto lo mejor que ofrece el mercado: asistente de estacionamiento lateral y longitudinal, sensores de proximidad y cámara de retroceso, asistente de partida en pendientes, sensor de presión de neumáticos, controles de tracción y estabilidad, sensor de volcamiento, sistema de alerta de tráfico cruzado, sistema de alerta al conductor con aviso de colisión frontal, y sensor de cambio involuntario de carril con función de mantenimiento.

Mientras que la alerta al conductor intenta evitar que una persona se quede dormida al volante (monitorea la conducta del piloto) y alerta de un obstáculo en el camino, la función de mantenimiento de carril corrige la dirección del volante para devolver el auto a la pista propia. Es sorprendente lo bien que funciona, aunque si no se sabe qué es lo que está reteniendo el volante, el susto puede ser mayúsculo.

Ahora, como detalle negativo en la materia, teniendo el Fusion tanta tecnología de asistencia disponible, es ridículo que no cuente con un sistema de luces automáticas, o incluso de luces diurnas. Aquí, si el conductor no prende las luces, puede transitar largamente a oscuras.

El motor es bueno

El Fusion llega con dos opciones de motor: un vetusto 2.5 litros con 175 Hp y el moderno Ecoboost 2.0 turbo e inyección directa, ambos asociados a una caja automática de seis velocidades.

La idea del concepto Ecoboost es reducir el tamaño de los motores, mejorando la eficiencia en el uso de combustible, pero sin sacrificar potencia y dinamismo conductivo. Es así como el dos litros eroga notables 240 caballos y 365 Nm de par, aunque hay que decir que el tema del consumo no es el fuerte de la marca. Si bien homologa algo más de 10 km/litro, en nuestro recorrido por Santiaga no llegó a 7,2 km/litro, una cifra que no puede considerarse económica por ningún lado. Además es bajo respecto a algunos competidores (Mazda 6, esencialmente), pero bueno si se considera la media de rendimiento tradicional de la marca.

Ford Fusion

El motor, eso sí, es muy ágil de salida y altamente pujante. Sería más divertido si la caja no aletargara tanto la secuencia con pasos de marcha tan lentos, pero es posible realizar una conducción deportiva con el Fusion y entretenerse bastante.

Lo que no acompaña tanto es la suspensión, dispuesta como suele hacerlo Ford, para generar placer conductivo y suavidad de marcha, más que firmeza dinámica y estabilidad. Como siempre, los amortiguadores aíslan muy bien el habitáculo, provocando un silencioso y bamboleante recorrido, pero ojo si se acelera mucho en curva, por la carrocería rola y complica ciertas maniobras.

Si se considera que el Fusion está dentro de la norma de los sedanes grandes del segmento D (4,87 metros de largo, 2,85 metros entre los ejes), ofrece uno de los habitáculos con el mayor espacio disponible, y un maletero con más de 450 litros, lo que está en el promedio.

La percepción de calidad de materiales en el interior no es tan alta como en otros sedanes, pero sí denota una buena construcción, mientras que el diseño del tablero puede confundir al principio, pero termina siendo muy accesible con el tiempo.

En resumen, como puntos altos están su buen tamaño, su diseño agradable y moderno, su gran motor y su extraordinario nivel de equipamiento tecnológico y de seguridad. Como puntos en contra, la torpe ausencia de ciertos elementos básicos, un andar poco estimulante y un consumo que está lejos de los mejores del segmento.